lunes, 31 de octubre de 2011

Otra anécdota de nuestros tiempos

Un cliente de un banco, pobre pero honrado (el cliente, claro) llega al banco para sacar algo de dinero y se encuentra que no hay, que se lo ha quitado el banco en una operación. Llama a la policía y denuncia un atraco. La policía despliega un despliegue anti-atracos y cuando el denunciante les dice lo que ocurre y les pide que obtengan la declaración y la confesión de los implicados en la desaparición de su dinero, se molestan y le dicen molestos que vaya al juzgado. No sé si lo dijeron pero seguro que pudieron decir que para esas cosas está el juzgado y la organización de consumidores, que ellos están para defender al banco de los que quieren robarle el dinero, no para defender a los que les quiere robar el dinero el banco, del banco.

Aquí lo cuentan. No hay fotos porque es una radio


2 comentarios:

embolic dijo...

creo recordar que a este cliente del banco le han hecho pagar de su bolsillo las costas del operativo policial, lo que no se es si el dinero que tenía en el bolsillo se lo dio el banco.

Patache dijo...

Le estuvo bien; por molestar a la policía por un robo.