lunes, 22 de agosto de 2011

La diana alrededor del disparo

En un pueblo del lejano oeste un forastero se sorprende al encontrar por todos los lados dianas pintadas, con un balazo en el centro. Pregunta por ello y le dicen que eso lo hace Bill el habilidoso. En un momento dado le presentan a ese Bill y le pide que le haga una demostración. Bill se pone a veinte pasos de un árbol y dispara. Después se acerca al árbol con un bote de pintura y un pincel y pinta una diana alrededor del impacto de la bala.
Es fácil atinar en la diana, solo hace falta algo de pintura y un poco de literatura. Puede ser la enésima obra del autor consagrado y la pintura ponerla sus seguidores incondicionales o puede ser una decisión de un presidente de empresa y la pintura ponerla sus subordinados y ayudantes.
Caiga donde caiga un disparo, siempre se puede hacer que esté en el centro de una diana.

2 comentarios:

embolic dijo...

¿me permite? me ha parecido genial la diana y sin necesidad de pinturas posteriores.

Patache dijo...

Muchas gracias.
He destacado el aspecto de "fabricar" una diana perfecta, pero también puede ser que todas las superficies tengan infinitas dianas invisibles y disparemos donde disparemos, siempre será una diana perfecta para algo o para alguien. Aunque no sea donde queríamos dar.