domingo, 30 de mayo de 2010

Cavernícolas

El estado presente de las cosas, es el resultado de muchísimos cambios en muchísimos factores y la impresión es la de que ese estado es un estado producto final, como si el presente fuese una especie de fijador permanente, simplemente porque es difícil apreciar el cambio desde dentro y por lo lento que se produce.
Si se mira de cerca a las personas normales, a el promedio, a la mayoría silenciosa, se puede ver que están adaptados al estado presente de las cosas y que todas sus acciones quedan dentro de ese marco. Si fuese por este grupo, las cosas no cambiarían nunca.
Si se mira de cerca a los "lideres" se puede ver que están interesados en conseguir grandes sumas de opiniones individuales y que su liderazgo consiste en reproducir esquemas ya utilizados anteriormente.
¿como logramos salir de las cavernas?
¿como logramos avanzar por las calzadas romanas hasta llegar a donde estamos?
¿porqué tanto cambio si el estado de reposo en el movimiento parece tan seguro, tan apetecible, tan consensuado?
Eso es culpa de los inconformistas y de los locos.
La caverna es cómoda y ofrece mucha protección, siempre hemos estado en la caverna ¿porqué correr el riesgo del cambio?
Me imagino a la mayoria silenciosa cavernícola protestando en voz alta contra la insignificante y molesta minoría inconformista que hablaba de salir de la cueva.
Algunos esquemas no cambian nunca.

1 comentario:

embolic dijo...

Es curioso, yo no lo titulé "Cavernícolas" si no La tela de araña, allá por el año 2006, tela en la que estamos atrapados ofreciéndonos sensación de seguridad y si alguien intenta desprenderse, romper sus hilos, sacudirla para liberarnos de ella lo increpamos, le afeamos su conducta, nos sentimos molestos, temerosos de caer al vacio, asustados de perder esta falsa seguridad.

Seguro que podemos encontrar mil títulos distintos para reflexiones parecidas a lo largo del tiempo.

Un saludo.